sábado, 23 de diciembre de 2017

la melancolía de siempre

El tiempo se lleva todo,
marchita los cuerpos, las vidas...
los espejos gritan y los hogares chocan,
las lenguas raspan y los ojos manchan,

Solo queda la nostalgia,
encerrada en un olivo;
donde todo era igual,
y diferente,
todo era mejor, placentero
no existía el negro
mas que para las chaquetas de cuero.

Pero los campos son arena
y el viento todo se lo lleva.
Temen a dioses,
cuando lo único que hay que temer es
al minutero
que con cada movimiento
delata la muerte del momento,
de todo lo bueno,
de las sonrisas,
cada vez menos habituales;
para de alimentarse del recuerdo,
encerrado en un olivo,
al lado de tu destello.

Una vida llena de huecos
y una mente que duele por su peso,
que el tiempo va aumentando,
y maltratando su cuerpo.

lunes, 18 de diciembre de 2017

existencialismo y cigarros.

Consumiendo el cigarro, el humo se diluye en la niebla, y el silencio deja que la noche despliegue su orquesta.
Grillos, gorriones, insectos y ladrones.
Mirando las estrellas con un telescopio, mirando como brillan y analizando su materia. Ella podría ser una de estas, pero prefiere mirarlas y esperar a algún día desaparezcan.
Estrellas, luces, humo y niebla.
El cigarro ya no existe, ahora es ceniza y humo, encallado en pulmones grisaceos. El humo le gustaba, creaba un velo que distorsionaba la realidad; las cosas se veían menos claras, y las estrellan brillaban menos a su mirada.
Humo, niebla, cenizas y oscuridad.
Mira al cielo, y ve tantas estrellas que se siente cada vez más pequeña, ¿qué es un individuo, fumador y de pulmones negros, ante un cielo de oro y estaño?, cada estrella le gritaba lo irrelevante y diminuta que era; lo poco que valía su existencia. Las estrellas brillarían, aún si apretaba el gatillo, aún si fumaba otro cigarro, aún si miraba hacía el suelo y observaba los insectos.
Insectos, estrellas, oscuridad y ruido.
Los insectos no eran menos que aquel individuo, pues no eran estrellas, ni planetas, ni satélites ni cometas. Son entes fugaces, cuya relevancia se resume al inspirar de su humo y al expirar de su existencia. Si ese grillo deja de cantar dará igual, si ella aprieta el gatillo, las estrellas seguirán ahí y la Tierra seguirá su camino.
Lo mejor será, encender otro cigarrillo, y que el humo deje que su mente, olvide su destino.


sábado, 14 de octubre de 2017

palabras en un minuto

El mundo ebrio explota
en una piel tecnicolor
tecnilocor morado,
una explosasion que ciega
que aturde;
 y todo el pasado,
queda vacio y mercado,
queda como un polvo de estaño.

Pero los sintentizadores dejan de sonar,
las pieles pierden su encanto
y se convierte en el mismo tiempo
y el mismo escenario

Todo parecia un universo paralelo
y al abrir los ojos
es la misma tierra,
los mismos rostros,
las mismas palabras;
llenas de vocales y consonantes
que de sobra sabes..
Recitas esas conversaciones,
sigues las lineas de esas calles,
miras esos ojos
intentando ver una luz nueva,
y el universo tecnicolor
ya solo es tiniebla.

viernes, 3 de febrero de 2017

MAQUINA

Maquina, recipiente rosado.
maquina, platino conciliador
maquina, tuercas complacientes;
circuitos enredados,
entre chispas y nervio.

Maquina rota,
maquina sin utilidad,
sin fuelle, sin verdad.
Maquina que ahora es chatarra
pues no cumple su funcion
de complacer al humano,
al semidios.
de ceder a sus deseos
y alcanzar la satisfaccion.

Un bano recipiente,
un latigo que marca el minutero;
que sera de ella ya en el olvido
cuando nadie se acuerde
del tictac de su motor,
que se batia sin ningun tipo
de reguralidad ni efecto.

Que sera de este trozo de metal rosado,
que se oxida y no tiene utilidad.
un trozo de materia
formado para mermar,
formado para caer,
para dejar de funcionar.
Para ver como su valor
desciende a medida que
el humano,
semidios,
compra otro trozo,
de metal rosado.

domingo, 8 de enero de 2017

en una habitación con entrada y sin salida
preguntándome donde quedaron las risas
¿donde quedaron los abrazos,
las ilusiones, las ganas de ver el tiempo
y escupirle a la cara?.
¿donde quedaron las emociones
Resultado de imagen de depresion pinturamas allá de la angustia y la duda?
¿donde quedaron las ganas de hacer metáforas
y huir de cualquier expresión cruda?
¿donde quedaron las horas en las que al pensarte
el cuerpo se me regocijaba de ilusión y deseo?
cuando ahora solo pienso en tu mirada de desdén y recelo
como voy a poder seguir andando,
dando vueltas por una habitación negra
cuando hace nada el neón rosa inundaba las ventanas
por las persianas se vislumbraba lo que nunca había soñado
y si embargo ahora solo hay una habitación negra
donde nadie pasa.

solo quedan recuerdos
momentos tan breves que siquiera son eso;
fueron un ayer, que ahora parece un polo distante;
en el que todo era fácil y los espejos no gritaban nada.
Pero el ahora es ahora
y ahora estoy en la habitación negra,
sin sentir tus brazos agarrándome,
sin sentirme,
sin sentir
nada,
en una habitación negra
donde nadie pasa.

lunes, 8 de agosto de 2016

FAMILIA

Una frontera de cerezos
y un arrozal en barbecho,
unos montes rosados
que dejan ver un sol,
dorado pero puntiagudo,
que atraviesa a quien le mira
y condena a quien le olvida.

En el arrozal,
todos miran al sol,
sin saber que en los granos
es donde se encuentra la vida,
es donde se encuentra la luz
es donde se encuentran las jaulas
con grillos
que no juzgan
y con rayos,
que con no queman sino curan.

alejé la vista de ellos,
los tiré, los despellejé y maldije,
juré en vano
que aquellos granos,
aquellos insignificantes granos de arroz,
no entrarían en mi cabeza
ni en mi fervor.

Caí en la trampa
de la psique humana:
rechazar los tulipanes
por rosas que de nada valen;
pensando en soles
que solo queman
cuanto sus horizontes miran,
e ignorar, el arroz ,
que su pura naturaleza
de vida hasta la ilusión muerta,
que un día ,la esfera de Apolo ,
desunió para formar
un desarraigo lunar,
en un pequeño arrozal.

sábado, 2 de abril de 2016

MIS SABANAS ROSAS

He manchado mis sábanas rosas,
mis manos han acariciado el terciopelo
y este se ha transformado en negro
en cuero mugriento
en vinilo, bronce y acero.

Escuece,
escuece como agua hirviendo
escuece,
como un gusano que dejó su crisálida
y se convirtió en un lagarto
que repta por el suelo
esperando a ser un prisma
y no un humano con miedo.

He manchado mis sábanas rosas,
el carmín de mi piel se fundió
en sus ornamentados hilos,
que dejaron sus luces y formas
para ser oscuros y confusos.

El invierno tornó al estío
Atenea fue devorada por Vaco,
Afrodita crece de un marco
renacentista,
pero es Bacon quien pinta
este nuevo cuadro,
sobre unas sabanas rosas,
manchadas de espanto e
invisible ropa.

De vinilo y pelo
de mordazas y suspiros
de aires esforzados
y golpes suspendidos,
de susurros contenidos
y gritos que muerden;
desconectando de una realidad,
con parcialidad,
para volver de la monotonía y el tedio
a la adultez y el misterio
con dirección a lo mas sórdido,
del rosa al negro.